Arthur C Clarke | 50 años HAL

los papeles de WikiLeaks anti anonymous flyer scientology

De mi programa de radio preferido, La rosa de los vientos en Onda Cero, hay 3 tipos de apariciones sobrenaturales:

1 fantasmas, normalmente relacionados con la muerte o desaparición de algún ser relacionado con la estancia en la que se producen, o no, pero háganse cargo de la explicación

2 vírgenes, relacionadas con 1 religión en concreto, pues en otras hay djinn o duendes cuya apariencia ni menos su zona de residencia, estancia, frecuencia, etc. es humana o relacionada, mucho más o menos las reencarnaciones en otras

3 extraterrestres. Coincide el recuento del programa radiofónico (supongo que lo más discutible es creer en 1 tipo de apariciones y no en otras, pero llegado el caso, todo lo sobrenatural es discutible) con otra emisión del canal Discovery Max, que no llamaré documental y menos en este tema, pues también echan y cuentan películas, en la que manejan estadísticas del 3er tipo, extraterrestres (fantasmas y vírgenes, incluso duendes, son como mínimo más antiguas y propias de tiempos en los que no se hacían estadísticas) que demostrarían que en su gran mayoría se producen en zonas donde hay instalaciones y pruebas con energía nuclear, de donde deducen que no necesariamente son extraterrestres, sino que también pueden ser de 1 tipo especial de viajeros en el tiempo. Aunque en ese caso son del futuro hacia el pasado, a diferencia de fantasmas y vírgenes, que serían en sentido inverso, aunque también eminentemente terrenales, se deduce que la cosa o tema tiene miga propia y ajena para dar y tomar, pero siempre como especulación, pues sería imposible de otra manera, se distinguen claramente ejes temporal y espacial, que solo serían discutidos o reafirmados en la célebre chica de la curva, 1 tipo de fantasma benefactor que avisa o llama la atención sobre algo que va a ocurrir en el futuro en términos de espacio. Aún podría enredarlo más por si hiciera falta, pero sin creer en ninguna de las expuestas, recuerdo las risas que se echaron los creyentes en otras cuando supieron y dieron como noticia que la típica universidad norteamericana de las investigaciones que acaban ganando premios igNobel, había creado 1 departamento para buscar pruebas de estos viajes en el tiempo, en los que por cierto, yo también creo que serán posibles algún día. De hecho, estoy seguro que ya lo son, sobre todo del pasado hacia el futuro y se llaman literatura, pero sobre todo lo que me parece imposible es que sean cuerpos humanos, pero sí signos, indicios y señales como los de la propia literatura, y más recientemente también imágenes y sonidos grabados. Son esas las pruebas que buscaban los investigadores americanos, pero también creo que es el fundamento de la inteligencia artificial en aparatos electrónicos. No sé como se relaciona o encaja todo esto, pues de lo que sí estoy seguro es que mis conocimientos en física e incluso química espacio temporal ni en varias reencarnaciones que tenga, pero de los aparatos de inteligencia artificial como Siri de Apple, Alexa de Amazon y la de Google que ni siquera sé cómo se llama, ya hay casos convenientemente registrados y con pruebas que ponen en solfa a los escépticos que se burlan. No solo los hologramas, en los que ya es posible reencarnarse a cambio de módicos precios, sino muchas más apariciones de estas que a los que ponen entredicho es a los escépticos y suponen auténticos retos lo mismo para bromistas. Desde el famoso HAL 9000 de Odisea en el espacio 2001, cuyo esbozo aparece en el relato El Centinela de Arthur C. Clarke que luego amplió a guión cinematográfico con Stanley Kubrick, y varias secuelas en forma de novelas de ciencia ficción, el argumento de las máquinas que nos acaban poseyendo a los humanos es de los subgéneros que mas estamos acostumbrados a ver los aficionaos. Pienso que ese momento ya llegó (en 1 entrevista al lingüista Umberto Eco en 1991 ponía el ejemplo de su impresora cuando detectaba cualquier problema y saltaban los chivatos de que no le llegaba la corriente o el papel estaba mal puesto o se había acabao, algo así como que el propio aparato buscaba respuesta al problema en su registro de errores y cuando no lo encontraba proponía por su cuenta el más habitual), y hay máquinas que actúan por su cuenta, por ejemplo los drones y otras armas de guerra que nos preparan, pero también los ingenios no tripulaos que se lanzan al espacio, hay 1 que protagoniza otra de esas películas que ya ha traspasao la frontera del sistema solar. Así por ejemplo, en el relato de Clarke, compuesto de pequeños relatos de escenas que luego amplió en las novelas de la saga, aunque no la película, 1 de las naves espaciales se llama Challenger y es muy anterior a la que la NASA acaba de jubilar del mismo nombre, no recuerdo si de las 2 ó 3 que se perdieron en los viajes fallidos. Es como en el fútbol, que muchas cosas que se hacen en los campos de juego se sueñan antes y por supuesto, se ensayan en simulaciones, como si fueran rodajes cinematográficos en otros estados, pues para interpretarse unos cuantos a sí mismos pegando gritos (1 vez ví a 1 de estos #celebs entrar en 1 bar de normal y puedo asegurar que su tono de voz era el doble de la media que estábamos allí cuando saludaba a quienes conocía y pedía su consumición), donde parece que ni siquiera hay guiones, vamos que cuando veo los debates encendidos sobre los finales de las series de éxito en EE UU es cuando se reconoce que estas cosas acaban en 1 desenlace, es broma hablar de diálogos cuando los personajes se hablan a sí mismos igual que si recitaran en el cole delante la clase con la cabeza alta y las manos hacia arriba como en la canción del gorila, no hace falta mucho. La orgía de Eyes wide shot, la última de Kubrick, también debe ser muy imitada por algunos, ha poblao de deseos mentes vacías y además, también por la extensión de las redes sociales probablemente se han conocido, como se dice, y ha habido noticias de sucesos y de corrupción que incluye algo parecido en su relato que también puede ser relleno, pero cuela como cuando se llega a la verdad a través del arte, o se intenta. Y lo mismo los anuncios contienen muchas cosas que hace que su éxito o fracaso dependa de lo que sugieren, a veces asociaciones sorprendentes, siempre me gustaron algunos de esos microrelatos en 20´que recordamos con más veracidad que cosas que nos han pasao de verdad. El que se llamó efecto 2000, que luego no pasó nada que no fuera que los mercachifles hicieron caja renovando los equipos informáticos de muchas empresas y particulares, las precauciones que se tomaron, los técnicos por entonces casi imprescindibles hasta en las instalaciones, aunque aquel lo desmentí en presencia cuando pude y con mucho anticipo, pues a 1 máquina le da exactamente igual el número 2000, 2 veces los dedos de las manos, igual que los múltiplos de 5 por las que son nuestras propias aplicaciones en el cuerpo, es lo que hace diferentes a los números múltiplos de 5 y los redondos acabaos en 0, si se dijera ahora algo parecido no las tendría todas conmigo. Las máquinas no nos poseen como se esperaban los autores de novelas y películas de ciencia ficción, pero de otra manera sin duda que sí. Yo sin ir mas lejos me jacto con hablar con máquinas, pues eso es la programación informática, mucho más elaborada cada día que pasa pero sus respuesta no son de tipo físico (los que crean que hay que ir por ahí rompiendo ordenadores como los nazis #indignados en 1931 espejos y cristales por su austericidio que se tranquilice, basta con que no me crean, pero sí por supuesto la virginidad de su pueblo y las resurrecciones, en cualquier caso es tan etéreo e inaprensible que basta con no hacer ni caso, como con lo otro que se les dice, sigan a lo suyo) ni menos imperativo, de hecho selectivo, pero tampoco cuando y donde se esperan, pero creo que con los dispositivos internos de los navegadores y pese a su mala fama, es de las pocas cosas que mejoran con su uso, como el cerebro, y eso es ya decir o aceptar mucho.

– Si tenéis 1 mensaje, usad Western Union, dijo el productor de Hollywood Sam Goldwyn, socio de la Metro y Mayer en la celebérrima MGM, a sus guionistas, y hasta Arthur C. Clarke, de quien tomo la cita, reconoce que el 1º deber de la ficción, o de las películas y seriales si quieren seguir sin leer, es entretener, no instruir y aún menos hacer propaganda. El 1º mensaje viajero en el espacio situado más allá de la atmósfera del planeta Tierra, el célebre:
– BIP BIP de la nave Sputnik lanzada por la antigua URSS, actual Rusia al espacio, se produjo el ya lejano #4o 1957, anoten esa fecha porque todavía hay gente que se cree y se comporta como si esa parafernalia fueran superproducciones del propio Hollywood, ahí siguen cuando se sabe que productoras españolas de medio pelo han comprao los fondos de la productora visionaria para emitirlos por los canales TV que les cierran los jueces por haberlos obtenido sin el pertinente concurso público, como el dinero que paga esa basura maloliente que llaman entretenimiento. Desde mi siempre humilde punto de vista, a la economía de medios con que me manerjo me remito, hay otra frontera de la mensajería, pues a mí al menos el tal Mayer me cae realmente mal desde que en 1931 hundió la carrera política del escritor Upton Sinclair aunque no su mensaje, como explicaré, pero en lo que sería el umbral o frontera del tiempo en el sentido del futuro hacia el pasao, pues desde el pasao conocido, también llamao histórico, hacia el presente y esperemos que el futuro, es lo normal, pero de creerme 1 bicho raro que ve patrañas, cosas que solo veo yo y nadie más, puedo asegurar que ya hay más individuos que creen en los mensajes viajeros en el tiempo y además tenemos 1 localización o rastro, que advierto ya no aparece en esta grabación pero sí en otras, que además estamos intentando proteger, pues cuando pase 1 poco de tiempo se confundirá con el de la novela o relato de ficción que lo puso al descubierto, de forma que parecerá salido de la propia ficción, pero por el momento unos cuantos sabemos que estaba ahí de antes, que es lo que realmente se busca en las #iRedes, algo que no debería estar ahí, como 1 rastro que hubiera dejao algo que ha pasao algo que ha pasao después. La ilustración es 1 simulación, pues según la composición de lugar que me hago, el grupo o individuo que hay tras la etiqueta o tag principal estarían actualizando sus creaciones y yo tengo la prueba gráfica de 1 de las que han caído, que son en general las que publico, pues además de que esas no tienen remedio, demuestra que los emisores de estos mensajes con los que no mantengo otra relación más allá de la puramente visual, ellos editan o escriben y yo también, están plenamente en activo. Hasta su más avanzada edad, cerca de los 100 años había alcanzao cuando falleció Arthur C. Clarke en Ceylan, seguí el avatar del escritor que se hizo célebre con Odyssey 2001, novela de ciencia ficción de la que Stanley Kubrick hizo otra película no menos imponente y continuó en varias secuelas hasta la fina el 3001. También me gustó leer El mundo es 1, ensayo sobre la implantación del telégrafo al teléfono y en general las telecomunicaciones a distancia, valga la redundancia, pues alguna vez me ridiculizó alguien que se creía más listo por distinguir yo las telecomunicaciones de las de proximidad como si fueran algo intrínseco de lo mismo. Sigo pensando que además de la distancia es otro hito la multiplicación del efecto, que los medios de comunicación de masas no han existido siempre, de la misma forma que antes del telégrafo las comunicaciones y por tanto las noticias entre Europa y América tardaban en llegar lo que los barcos donde las transportaban de viva voz, independiente de la importancia que siempre han dao los censures de lo ajeno a la comunicación en general. En las biografías y semblanzas de Clarke también se destaca que fue soldao telegrafista en la 2ª guerra mundial y autor intelectual de los futuros satélites geoestacionarios, anclaos en la órbita sobre su zona de influencia de forma que roten o giren acompasaos. Clarke los llamó Relés Extra-terrestres en el artículo que se publicó con ese título en la revista Wreless World en 1945, recién terminada la gran guerra en la que participó de manera destacada, pues fue condecorao, y también genial su explicación en Cómo perdí 1.000.000.000 $ en el mismo libro que comento, pues los satélites geoestacionarios empezaron a lanzarse 20 años después y no los había patentao siguiendo la vieja costumbre europea con sus descubrimientos como los que muchas veces se hacen pasar por inventos. Mi preferido como anticipo del futuro fue desde que lo leí Cánticos de la lejana Tierra, de los menos conocidos de Clarke, y la ficción que relata la puso de actualidad Stephen Hawking en su aviso sobre la más que probable existencia de vida en otros lugares del espacio y además, si tienen el desarrollo como para llegar hasta nosotros causar extinciones parecidas a la de los meteoritos por su indudable superioridad tecnológica y por haberse tomao la molestia de visitarnos. Otros apuntan a 1 colapso natural por haber agotao los recursos, son varias las metáforas más o menos convicentes sobre el destino final de nuestro planeta, pero en cualquier caso la salida en el relato de Clarke es cargar naves espaciales con los principios activos de la vida y dispararlas contra los planetas de otras estrellas que se van descubriendo y que se la busquen.
– En sus exploraciones encontraron muchas formas de vida y contemplaron el desarrollo de la evolución en 1.000 mundos. Fueron testigos de la frecuencia con que los 1º destellos de inteligencia alumbraban y morían en la noche cóssmica. Y como en toda la galaxia no habían encontrao nada más precioso que la Mente, alentaron su aparición por doquier. Se convirtieron en labradores de 1 campo de estrellas. Sembraron y, a veces, cosecharon. En la ficción de Clarke eso ya ha pasao, nos sitúa en 1 momento posterior, cuando ante la hecatombe final por colapso de su estrella, el Sol, otras naves posteriores a las de los gérmenes de vida son las que evacuan los tesoros que merece la pena salvar y también los elegidos para salvarse y continuar la vida por otros lugares remotos en la corrienter hibernación programada por robot. L novela de Clarke cuenta el tránsito intermedio por 1 de esos planetas nodriza de paso que descubren lo que fue del experimiento anterior, también para aprovisionarse de combustible (en la ficción es 1 planeta muy parecido al de la película WaterWorld, 90% agua y apenas algunas islas, mientras que el combustible de las naves es a partir del agua) y continuar su viaje de descubrimiento y conquista a la antigua usanza, como por otra parte fue siempre en la historia. No se pierdan ese choque de civilizaciones propias, aunque sea tan remoto que lo veamos, pero ¿quien sabe? Muchas de las profecías de Clarke se cumplieron en la realidad, pademás de los satélites geoestacionarios, la inteligencia artificial de los ordenadores, de diferente forma pero lejanamente parecida a HAL. En la titulada El martillo de los dioses, con ese u otro título que reconocerán en muchas de las películas de hecatombe planetaria por choque de asteroides y meteoritos, Armaggedon y otras que recordarán mejor que yo, pero a lo que voy es que en su caso el combustible de las naves espaciales que se lanzan a tratar de hacerlo estallar antes disminuyendo los efectos del choque, detalle siempre muy importante en los relatos de Clarke, casi como su especialidad, las comunicaciones, en 1 momento anterior se ha decidido volver a rellenar las minas abandonadas, esas que ya no resultan rentables en los discursos de la casta, pero de residuos que han caído en desuso previamente clasificaos en vez de quemarlos por si alguna vez se vuelven a necesitar, previsores que son como solo se puede ser en las novelas. A esto yo solo añadiría que antes de rellenar las minas con los escombros de la burbuja inmobiliaria podrían bombear y extraer las aguas subterráneas que pueda haber de paso que estudian lo que queda, y verterlas sobre su cuenca hidrográfica en verano, cuando más se necesita. Así podrían ahorrarse la cantinela de lo que es rentable, que se resume en lo de algunos inconscientes que van solo a lo suyo son capaces de acaparar y evaporar casi como si lo lanzaran al espacio, que lo preferían si sipueran que alguna vez van a tratar de parar los pies a tanto latrocinio y estulticias de que son capaces, pues en realidad son recursos que están robando a otros que podrían darles mejor uso, y lo que no, que para estos avaros acaparadores debe ser el resto que todavía no es suyo, pero van a por ello. Ya hay tecnologías del habla para comunicarnos, pues que hablan entre ellas está por descontado. Coincide mi intento particular con estos lenguajes binarios con el 50 cumpleaños, la célebra máquina bautizada como el Centinela con semblanzas de Stanley Kubrick y Arthur C Clarke, de las que las más destacadas son las de la revista literaria The New Yorker, que espero hacerme con ellas, pues solo me interesan algunos detalles de la Inteligencia Artificial y la computación, mientras me voy haciendo con ellas, para lo que necesito la inestimable ayuda de correctores ortográficos y el buscador, las cuelgo en bruto: Con las máquinas, incluidos los ingenios informáticos bautizados como plugin, witget, brujas, demonios o aplicaciones en general, pasa algo parecido a las tecnologías punta: aunque conocemos sus códigos de aviso y tenemos aparatos que no pueden cometer errores, algo que en ocasiones es su argumento, no hemos conseguido conversar con ellos, algo parecido a interacciones en las redes sociales, donde también se confunden los lenguajes de programación con lo que es código, como el que regula el tráfico, con el argumento de que #internautas somos todos y hemos heredeao los atributos específico de los programadores, de lo que hasta no hace mucho eran sinónimos. Con más trabas y cortapisas qe las que ponemos a otros cualquiera que puede, Hedy Lamarr creó el sistema precursor del wifi, Ada Lovelace fue de las 1ª programadoras, Ángela Ruiz inventó el ebook; y del último genio Julian Assange al que incluso cerraron el pico con las mismas acusaciones sin pruebas que a Russia, como antes Corea del Norte, Venezuela o China,, se deduce que el demonio o el azogue, cualquiera que sea, les pasa tan poco desapercibido hasta el punto que han descubierto qué son las interacciones, o como mínimo se demuestra que preocupan las conversaciones ajenas, hasta de los presos y encerraos hasta el punto de poner en riesgo las relaciones entre estados. La reanudación de los cursillos del #paro 1 vez que se ha descubierto que las faltas de asistencia, entregas de trabajos y títulos falsos hay que buscarla en las universidades públicas, ha reavivado el fenómeno de los tonto el haba que recorren los vídeos que no ve nadie poniendo comentarios ofensivos, o que desmienten contenidos y etiquetas puestas con criterio, como si fueran lo que ahora llaman fake news y ellos votantes de derechas y aspirantes a lameculos de lo que creen el Sol que más calienta de 1 día para otro. Pero no se preocupen y sigan atentamente marcando y desmarcando opciones de lo que llaman programación o servidores mientras diseñan finamente páginas de error como las de las antiguas cajas de ahorro y las propias universidades en las que derrochan préstamos de los propios estafadores. Por si no leyeron todavía El mundo es 1, ensayo del novelista de ciencia ficción Arthur C. Clarke, donde se cuenta la historia de las telecomunicaciones a pie de obra, de la instalación del telégrafo hasta los satélites geoestacionarios, del que es el inventor histórico en los albores de la 2ª guerra mundial en la que participó como telegrafista del ejército inglés, muchos postulados se han actualizao con el #ciberataque masivo de ransomware a Telefónica y otras empresas y organismos del planeta, no solo la extraordinaria importancia casi imprescindible de las comunicaciones a grandes distancias sentida desde hace siglos (el barco que tendió el cable bajo el Atlántico sigue siendo el más grande jamás construido), así como en detalles como que cuando todavía se estaba instalando el tendido telegráfico, se inventaron el teléfono y luego la radio que mejoraban el invento, sin que por ello se interrumpieran los trabajos. En ese caso, y en relación al virus que sembró el pánico del que todavía se desconoce su alcance (yo no me creí el efecto 2000, pues si 1 máquina atribuye significao especial a 1 número a diferencia de cualquier otro, pues en este caso el valor que damos a los múltiplos de 5 y 10 tiene más que ver con los dedos de nuestro cuerpo, y no que digital, resultao de dividir por 10 la señal se forma que pueden entrar varias comunicaciones o conversaciones en el mismo tramo, tenga que ver con los dedos, por lo que recomiendo vivamente no hacer gastos y tratar de manejarse y superar el contratiempo adquiriendo conocimientos que si son de ese tipo, se ofrecen y distribuyen casi gratis), se vuelve al sistema anterior. Como el libro de Clarke ya era muy popular antes incluso que se conociera la informática, respecto de los navegadores más populares en los que se disfraza el virus, y el explorador de archivos del sistema operativo, que es otro navegador y la vía principal de infección (este ataque tiene de particular que alcanzó a empresas principales y organismos de transporte alemanes, hospitales públicos ingleses), el sistema anterior que haría las veces de telégrafo respecto del teléfono y la radio, sería el protocolo FTP, que en su versión gratuita más manejable, he comprobao estos días que permite navegar operar por los archivos del equipo también sin conexión, por lo que es ideal tenerlo aunque sea en 1 pendrive en su versión portátil. Como la inmensa mayoría de ataque han solido ser contra páginas web, en ese caso recomiendo como navegador actual el lector de noticias, RSS feeds, que nos permitiría previsualizar los contenidos, por ejemplo recomendaciones de seguridad, sobre la desinfección, muchas otras, pues permite las búsquedas y en sus célebres 2 columnas, previsualizar el título y parte de los contenidos, sin abrir siquiera los navegadores. Aún sin conocer el alcance y la evolución del ciberataque masivo con petición de rescate a corporaciones, técnicamente el comportamiento del virus, pues se trata de otro objeto informático como los blog, cuentas #socialmedia, buzones de e mail, cualquier otro URL, link o enlace que solo los valientes seguimos manejando por nuestra cuenta y riesgo en nuestros respectivos equipos informáticos, solo se me ocurre confesar la grata nueva que 1 par de post que he dedicao al asunto aparecen posicionadas en los agragadores a la par que las noticias sobre Trump en inglés, pues lo que es sobre corrupción en español solo lamento dejar aparcaos los trastos. Con la confianza que me da haber captao la atención ajena como muy pocas veces o ninguna, aunque sí de modo colectivo formando parte de bandas, reitero las recomendaciones:
1º el motivo por el que se siguió instalando tendido telegráfico incluso después de haber sido descubierto el teléfono, 1 tipo de cable diferente en sus inicios, y luego la radio, es que nadie puede predecir el comportamiento, con esa misma palabra que tanto revuelo levantaba en las clases de programación, con profesores que se ponían muy nerviosos cualdo alguien lo sacaba o salía a colación, lo que anima a sospechar que apenas eran como esos tipos de melenita que tanto gustan como cantantes, políticos, adivinadores, etc. porque dan muy bien en TV, pero lo único cierto es que nadie puede estar seguro ni menos jastarse de algo así. Es parecido a los rescates de Grecia, Portugal, Irlanca, Chipre, España, Italia, países que por malos jugugadores y tramposos, se quitarían de encima los otros y obligarlos a que volvieran a su moneda anterior, pero como no hay nadie capaz de predecir lo que pasaría, prefieren poner parches cada vez más costosos e ir tirando mientras puedan.
2º WannaCry, FatBoy, algunos más que se citan, realmente están en la red como los virus naturales, siendo la única novedad de peso que afectan a las intranet o simuladores de Internet en circuito cerrao de las corporarioes y organismos, Telefónica, hospitales públicos, grandes corporaciones de automóviles, etc. que serían los casos que saltan como escándalo, por lo que respecto de la oleada anterior mis actuaciones efectivas apenas son utilizar el protocolo FTP como explorador de archivos, que es la fuente o foco de la infección en todos los casos, y respecto de la contaminación con ragos formales como que no permite borrar y disfrazarse con la forma de programas más usaos, como el propio explorador de archivos o el navegador preferido, basta con introducir 1 espacio en el nombre y borrarlo antes de cerrar la sesión, así como fijarse en la fecha de instalación. Como fuente auxiliar de información e incluso navegación en Internet, algo imprescindible si quieremos estar informaos sobre el asunto que capta la atención mundial, recomiendo volver a usar los lectores de noticias, feed, RSS en sus versiones más sencillas y gratuitas, nos exige estar conectaos, pero están dotao de buscador, y en su célebre doble pantalla, tener acceso a las novedades que vayan saliendo sobre el asunto.
3º como novedad, tanto la copia de archivos sensibles, como cualquier otra de parte de los magnates de la comunicación propensos a sacar mucho a los de la melenita haciendo el ridículo en el plasma, no conocto otro instrumento que el explorador de archivos, por lo que puede ser peor el remedio que el propio virus, aunque la parte buena es que parece ser leyenda urbana lo de que encriptan los archivos del usuario y cosas parecidas, al menos en las fases iniciales, y simplemente van a captar contraseñas y supondo que intentar cambiarlas, he recibido avisos del e mail en ese sentido, por lo que manejarse solo con software del que podemos estar seguros, ni siquiera hay que cambiar contraseñas ni tomar otras precauciones que manejarnos con lo que nos hemos asegurao de su fiabilidad, por ejemplo no borrando en la misma sesión el archivo en el que hemos abierto 1 espacio, de forma que al usar nuestro navegador o programa preferido podemos estar completamente seguros que es el más antiguo. Alistao como voluntario, también el célebre escritor inglés Arthur C. Clarke, fallecido en Colombo, capital de Sri Lanka en 2008, donde vivió los últimos años de su longeva y estimo que gloriosa existencia, participó en la 2ª guerra mundial como telegrafista, siempre de los papeles más lograos en las películas, que da idea de su importancia esencial los últimos siglos, en especial en las bélicas y Western entre otras muchos géneros. Sobre ésta experiencia escribió el ensayo El mundo es 1 publicao en 1992, donde se revela además que es el inventor de los satélites geoestacionarios, anclaos en la órbita que rotan acompasaos ala superficie del planeta donde se quieren, parece que ya saturao, especie desguace chatarra en órbita, episodio relatao en Cómo perdí 1.000.000.000 $ en mi tiempo libre, capítulo III, y en el Apendice 2 Relés extraterrestres, como los llamó algunas décadas antes que se pusiera en práctica su invento, pero la publicación original en Wireless World de octubre 1945. Con este y otros inventos ya dijo Albert Einstein, premio Nobel de física en 1921, tras finalizar la segunda guerra mundial en 1945 con el lanzamiento de 2 bombas atómicas contra las ciudades Hiroshima y Nagasaki (al parecer tuvieron que tirar la 2ª bomba porquen la 1ª los japoneses creyeron que habían juntao todas sus bombas que les quedaban) que aún podría haber tercera guerra mundial pero la cuarta sería con piedras. Conozco a alguien que predice el fin de la energía porque al producirla, que otros lo llaman ordenarla, se gasta más de lo que se produce, ya se sabe que cuesta más producir 1 watio de electricidad que gastarlo. Y si se quema, se gasta, se va perdiendo el final está claro: Cánticos de la lejana Tierra de Arthur C. Clarke, 1986 que como estoy de mudanza, otra #STOPdesahucios que estreno antes de colgar el se vende porque con las #STOPdesahucios se va perdiendo pero menos, igual que tarde o temprano tendrán que mudarse de planeta los que nos seguirán, al menos el consuelo de que va para largo eso de tener que pirárselas del planeta por haber agotado la energía en producirla u ordenarla para quemarla, se disculpa de paso cansino por el peso de tanto libro de oposiciones fracasás la falta de bibliografía por la mudanza, pero donde sigue se trata de El mundo es uno, esta vez un reportaje del sin embargo novelista de ciencia ficción Clarke, 1992 desde la instalación del telégrafo a través del Océano Atlántico desde 1858 hasta los satélites geoestacionarios que descubrió el propio Clarke al final de su participación como telegrafista en la Segunda Guerra Mundial, lo cuenta en «Cómo perdí 1.000.000.000 $» que pudieron empezar a ponerse en órbita en los años 60´s del siglo XX. La órbita geoestacionaria, en su momento tan difícil de calcular como el índice de masa corporal 18 % en edades en pleno crecimiento es la que ancla por efecto de la gravedad del planeta los satélites en órbita en el punto equidistante de forma que acompañan por encima el giro del territorio en el que interesa tenerlos, simplemente se sacan de la atmósfera con un cohete potente y luego se situan en la órbita que se precisan tener, a 42.000 kilómetros por encima de las cabezas de las y los espectadores informaos al instante de cuanto interesa a los putos amos del momento. La propia palabra geoestacionario lo dice, aparcamiento en la Tierra, pero por encima que ahí también exiliábamos a algunos presentadores socráticos, actores protagonistas, actrices no, a ninguna y deportistas de selección con poca o ninguna garra en la competición de una buena patada en el trasero, buena de verdad tenías que ser, lástima que también sea un espacio saturado como los temas franquistas en las televisiones, que de un tiempo a esta parte es más difícil conseguir que no se choquen o se dañen con los tornillos sueltos los geoestacionados que ponerlos en la órbita descubierta por Clarke en 1945 para lo que llamó «Relés extraterrestres». Lean a Clarke, es un genio como pocos, si no fuera tan rematadamente bueno ya le habrían dado más premios que el ayuntamiento de Madrid al Samur. La comunicación es el acto que compartimos con las abejas, Apis mellifica, los primeros animales domesticados por los Homo sapiens, nuestra dulce relación se pierde en el origen de los tiempos, los cuervos y otras aves, los gibones, especie de monos, que sepamos también se comunican. Como no podía ser menos los Homo sapiens pensamos que nuestra comunicación es la mejor y más elaborada y más aún que podría serlo, pues entre otras cosas nos permite reflexionar sobre el propio acto de la comunicación y tratar de describirlo e incluso hasta lo conseguen algunos. A diferencia de la energía que se agota, la comunicación se reproduce igual que esos padres, abuelos, hijos, tíos, sobrinos, nietos entre sí pero todos cantantes o toreros que presumen de no tener estudios y de no haber necesitao estudiar para haber llegado a ser lo que son. Algunos van más allá y declaran no haber leído nunca ni 1 libro, lo más de lo más, bueno, lo menos de lo menos. Y triunfan, claro, cuentan chistes para consuelo de tantos los más espabilaos o dan grititos y saltitos infantiloides y ya se sabe que tenemos que reir sus gracietas por obligación como también nos las han debido reir a cada 1 de nosotros cuando hemos sido inmaduros, si es que no lo seguimos siendo siempre. Si ha llegado leyendo hasta aquí acuérdese de su mejor chiste para cuando comente lo que está leyendo en las barras de los bares, redundancia al canto y a la salida de las fábricas antes de que las destruyan para levantar #STOPdesahucios que junto con los chistes es lo que más dinero da y no los inventos, que se lo digan a Clarke. La risa, más variada aún que las entonaciones personales que hacemos los 400.000.000 hablantes de la lengua castellana es uno de nuestros principales descubrimientos, pero claro, más principal que las risotadas por muchas tipologías que tengan es el lenguaje o capacidad de comunicarnos utilizando lenguas, unos 6.000 códigos compartidos que nos permiten hablar expulsando aire por los pulmones y poniendo o no ostáculos en su salida por la boca y la nariz, un acto eminentemente oral del que se hacen traducciones como la escritura, la más inmediata, a otras lenguas y en imágenes cerebrales o representaciones de los propios objetos que se citan en el acto comunicativo. Hablar es tan infinitamente fácil para los Homo sapiens como derrochar 1 watio de electricidad, pero entender qué es exáctamente el habla debe ser el colmo pero nadie se preocupe, ni lo voy a intentar. Bueno, pues sí, que he sido multiopositor: es la plasmación concreta de 1 lengua, se supone que la misma que la del auditorio, que hacemos en cada momento cada 1 de los hablantes. Ya digo, inagotable la húmeda, que si se permiten preguntas y ¡muerte a Sócrates! nos eternizamos. Que no cunda el pánico, aquí no llegan los tientaculos de sus secretarias de la dama de hojalata ni sus voceras por el manos libres, rompa la pantalla de su ordenador si quiere o el libro ese tocho que le han hecho hacer, para lo que se pierde. El origen del lenguaje lo podemos observar en el primer estirón de las niñas y los niños, primero el sex o género, es decir, si somos niños o niñas para ellos con 1 añito, luego la cantidad, singular o plural, 1 ó más con 2 junto con la concordancia, primeras nociones de sintaxis ¡oh mundo cruel! o relaciones entre las diferentes palabras de las oraciones, tarde o temprano llegarán al complemento agente, cuántas conversaciones encendidas sobre el complemento agente se han visto en los bares en plenas retransmisiones deportivas por televisión, pues sí, se irán o nos iremos perdiendo irremisiblemente por las ramas como el pelo que se cae de forma que con frecuencia hablamos para no decir nada, un mecanismo defensivo que dicen, si podemos encima de las palabras de las otras y los otros creando interferencias. Parece más rápido y en realidad es más hueco, el ruido también conocido como interferencia o superposición de ondas en la misma frecuencia es lo que destruye la comunicación, pero de eso se trata. En su origen inicial del todo, que tuvo que tener un principio, nuestros antepasados señalaban sus recorridos con gritos o sonidos distintivos imitados del gorjeo de los niños, del canto de los pájaros o de los ruidos de otros animales, onomatopeyas, con los que marcaban lugares de paso y de marcar lugares de paso podían marcar caminos, recorridos o senderos en una especie de canto de ciego, pues el referente no estaba ni está necesariamente delante, mínimamente comprensible por los oyentes, un árbol, una piedra, otro árbol, un arroyo y un cazadero o terraza sobre el arroyo, ir vosotros que a mí se me ha roto la lanza y me voy al Rastro a por otra, por ejemplo. La escritura, otro fenómeno comunicativo de origen incierto, difícilmente tendrá más de 10.000 años de antigüedad, es la plasmación del deseo o la necesidad de los Homo sapiens de fijar, conservar o guardar los actos de comunicación, en principio los más celebrados o valiosos, luego parece que todos, como los pinos resineros y los eucaliptus en principio plantados para producir resina muy utilizada en las construcciones de barcos y casas de madera o pasta de papel para libros y periódicos, luego abandonaos, aunque no los árboles productores, tan útiles nos resultan para que nidifiquen las aves protegidas, que por debajo de los pinos y eucaliptus por crecer no crece ni la hierba y además con los detritus a ellos asociaos y los que se les asocian como parásitos, con poco que se los abandone son impenetrables como selvas, mejor pocas neuronas, las suficientes para contar bien los chistes, ya se sabe, ríanse si no entienden lo que se habla para quedar bien, la imagen lo más importante, griten como las y los niños tiernos, aplaudan como las focas pidiendo comida, muevan la cabeza de arriba a abajo, sobre todo si los sacan por la tele, que ahí seleccionanan a lo mejorcito de nuestra familia y especie, únicas por otro lado o si no que entrevisten a los gibones, especie de monos o a los cuervos, bueno, a los cuervos no que se van a otra cadena. Cuando nos enseñaban fotografía nos hacían creer que las fotos que nos tenían que gustar las hacían las cámaras, los objetivos, los filtros, los flases, los más caros. Cuando nos enseñan informática nos hacen creer que la rapidez al teclado y la agilidad mental para guiar su paso veloz la proporcionan los compiuters irreductibles a las traducciones en lengua castellana. Cuando aprendemos programación aparecen unos inmaduros que declaran que el lastre del sector es el intrusismo pero no respecto de qué o de quién. Están los discursos huecos, vacíos y la risa en todas sus formas como recursos de la comunicación, como los accesorios también conocidos como periféricos de los Personal computer pero mucho mejor la elipsis, lo que se da por entendido de sobras y no se dice porque se supone en el contexto, pruébese en uno de esos momentazos de risotadas neviosas resultado de turnos de palabras superpuestas interferidas entre ellas o de lo que sea, quedarse inmóvil, congelado, si hay un hilillo de un cabo suelto de algo sobre lo que se habían cruzado 2 ó 3 oraciones con sentido, con significado pues se saca otra, hala, pues 4 ó 5 ó las que hagan falta y al final 2 sonoras carcajadas que ya me borro por hoy.

los papeles de WikiLeaks Zaplana 11-M

Deja un comentario