NO estamos todos

#21d #llibertatpresospolitics #Castelldefels
En el otoño 2017 no hubo otra ciudad más surtida de tendencias y más grandes las etiquetas que Barcelona. Tren de huracanes como los que azotaron el Caribe y Florida, donde también usan mucho Twitter, terremotos como los de México, ciudad poblada al doble e incluso el triple que Catalunya entera, los incendios de Galicia, también puntuales, brillaron 1 día u horas con intensidad parecida a la que en Barcelona hubo muchos desde septiembre a noviembre. Como curiosidad añadida, pues normalmente tomo pantallazos y comparto mapas de tendencias, alguien me recriminó que con tanto contenido ni siquiera se veía el mapa de fondo, creyendo que los plantaba yo de 1 en 1. En el que es mi fuente preferida de información, pues de ahí anoto nombres y etiquetas que lo están petando, a diferencia de otras fuentes filtradas en las que faltan palabras comunes en las coversaciones y menciones de usuarios por su avatar y no por su nombre, las más de las veces como víctima o motivo de las conversaciones, y hago búsquedas selectivas en otros agregadores, la gran diferencia es la ausencia de Assange, omnipresente durante los días de crisis, mientras que otros periodistas y tertulianos incluso más famosos como Antonio Maestre, Patricia López, Suso de Toro, el propio Ferreras, Susanna Griso, Beatriz Talegón, brillaban con intensidad parecida a huracanes, incendios y terremotos, siempre en comparación con la crisis política española en la ciudad principal. 1 vez iniciada la campaña por horas, la otra diferencia es que son los presos y exiliados los que más brillan, lo que anima a recordar el balance impresionante, difícilmente repetible del propio Assange cuando anunció que cerraba el pico debido a presiones del gobierno español al de Ecuador: lanzó 400 twets en los días críticos, de los cuales apenas 40 eran referidos a la situación en Catalunya, y fueron solo algunos de estos 40 los que provocaron 40.000 interacciones, entre respuestas y burlas airadas por confundir Pancho Sánchez con Sancho Panza, o comparar los sucesos, países y situaciones con los de la plaza de Tiananmen en los que 1 solo manifestante logra parar 1 columna de tanques del más poderoso ejército del planeta en el desalojo, además de RT y marcas de favorito y me gusta, que era lo que se hacía con robots desde Russia y por tanto, no deberían aparecer en el mapa de tendencias de Barcelona. Aunque los efectos de lo que relato, además de la necesidad de clarificarse, algo que ocurrirá necesariamente si es verdad que destinan ingentes recursos económicos y militares, son más que discutibles -fue el propio Assange el que dio cuenta de sus datos al tratar de justificarse, por lo que se deduce que tuvo 1 conversación amistosa con sus protectores en tan difícil y duradero trance como el que sufre en la embajada de Ecuador en Londres, donde incluso recibe visitas y concede entrevistas además de lanzar opiniones a la Red con 1 cuenta como las demás- en lecturas anteriores sobre procesos electorales y la incidencia de medios de comunicación en general, y específicamente redes sociales que hicieron sus propios experimentos en elecciones generales de Australia, país de origen de Assange, y las municipales en Estados Unidos, su más implacable perseguidor, en el mejor caso las variaciones de voto que se experimentan de manera controlada -manipulando resultaos de buscadores o apenas con la foto y voto de los conocidos del usuarios- no superaron el 5% en el mejor de los casos -aunque no guardé pruebas, en entrevistas que recuerdo haber leído con analistas y estrategas electorales de los propios partidos apuntan al 3% de variación entre las mejores y peores, incluso inexistentes campañas, como fueron las de Arenas en Andalucía o Errejón en Galicia y Euskadi, últimas de las celebradas en España en las que estaba realmente ocupao en desbancar a su líder con recursos tan solventes como anunciarse en Facebook de pago, sin que por eso haya perdido la pátina de estratega maquiavélico capaz de movilizar turbas de trolls voluntarios en las tertulias de la tele-, mientras que el drama real es que muchas de esas votaciones se deciden apenas por el 1% entre ganadores y perdedores. Y por lo mismo, la presunta superioridad de los medios de comunicación profesionales frente a los de aficionaos e incluso individuos en las más rigurosas circunstancias -encierros, encarcelamientos, exilio, incluso muertes repentinas de alguos protagonistas, por lo que a ratos parece 1 drama de Shakespeare- es que algunos disponen de métricas no menos profesionales que pueden convertir sus audiencias en ingresos económicos, aunque si son tan fiables como sus encuestas, realmente lo que no se entiende es lo carísimo de sus tarifas, por 1 cometido en el que no solo perdieron la exclusiva, sino que en votaciones como el #Brexit, referéndum de paz en Colombia, o la elección contrapronóstico y el 99% de esos medios rabiosamente en contra, de Trump. Lo raro no es ya que cobren o intente, como los de la Púnica, no me canso en decir que la mayoría de sus víctimas parecen más por impago que los verdaderos paganos, pero más todavía que alguien pague por eso.

Rompecabezas | adiós a Catalunya y los Pujol | Franco ha Wert o

Leganés club Drácula Lenguaje callao de los barcos partido trampa Podemos quiXote oposiciones lengua castellana literatura ABC Gibraltar 224 365 las tetas de Rajoy ARCO auto absolución #Anonymous Spain Gijón
Share

Deja un comentario