#14F Uriarte ♥ Wert $PP€cial san Valentín


El matrimonios profesional de trepas que conforman Uriarte & Wert se deben ir a la cama todas las noches comentanto entre risotadas lo crédulus que debemos parecerles el prójimo en general, hasta los que hemos estudiao, y lo fácil que les resulta estar siempre en el candelabro. Y no les falta razón. Malamente nos acostumbran a seguir mansamente convidaos de piedra las interminables retahílas de insultos cruzaos entre las antiguas parejas, sus familiares y allegaos otra vez, y a lo mejor por el único motivo de seguir acaparando las tribunas desde las que no se dice na a voces. En los divorcios, igual que antes en la cama y en la guerra consecuente vale to. Tamaña brutalidad sin escrúpulos resulta especialmente ruidosa cuando se extiende a los ambientes de trabajo, pues en toda agresión los agresores se sienten obligaos a soliviantar los entornos respectivos hasta llegar al tos contra tos. En los trabajos, y depende de las actividades que se llevan a cabo, tanto si las hay como si no, los jefes se distinguen porque pueden estar haciendo cualquier otra cosa menos la actividad que se supone dirigen. Cuando los jefes no ejecutan ninguna actividad entonces la empresa es del tipo familiar o asimilada por alguna familia, también algunas empresas públicas como las presuntamente educativas y los que alcanzan puestos de dirección en esas jerarquías en general han aprendido únicamente a mandar desde la cuna, hasta las mujeres con las que se acaban divorciando aprenden rápidamente el mismo oficio dándose casos de muchos contubernios laborales en las camas separadas de los lechos conyugales. Les está bien empleao cuando los trabajadores bajo su yugo saben que alguno de sus jefes podría ser lidiao en las Ventas sin desmerecer por trapío, y más todavía si son antiguos trabajadores normales que escalan en las jerarquías casándose con la descendencia de los dueños de las haciendas y destinos de los otros trabajadores. Algunos magazines y fundaciones son el resultao de divorcios no deseaos y se mantienen en el alero mientras duren las querellas privadas entre los dueños. Las aventurillas sexuales de las personas humanas son de esas vivencias y malaventuras presuntamente protegidas por una ley de datos que siendo de las leyes más violadas por los tiranos de poco pelaje, medio pelo y melena poco miedo puede meter, pero sí puede morder como los toros afeitaos. Conviene saber por si las ocasiones se nos pintan calvas con el sendero expedito que la sodomía por Sodoma, antigua ciudad oriental donde se practicaban to tipo de actos sexuales ha terminado reduciendo su significado a la penetración anal pa evitar el embarazo. La gonorrea en cambio, por Gonorra, ciudad vecina de Sodoma es lo que los especialistas llaman ahora blenorragia, es decir mucosidad generada por la inflamación de una membrana, normalmente la uretra o conductos de expulsión de la orina desde la vejiga.Los que hayan llegao leyendo hasta aquí habrán notao que he dejao de usar el silenciador del mando a distancia, vamos, que me he rendido y yo también estoy volviendo a ver, impulso lúgubre donde los haya, otro de esos programas bazofiosos de los probablemente más repugnantes telepredicador.es del mundo, también de aspecto -Jaime Marichalar, al que no sé ni cómo nombrar ni si me puede pasar algo, esel único español que aparece en las listas de elegantes que hacen enotros países y a la vista está que razón no les falta, y no precisamente por la elegancia del tal Marichalar- porque de 1 tiempo a esta parte tocan, y de qué manera, algunos temas pa ellos residuales, como de verano, con personajes de 2ª, de 3ª y hasta de saldo, pero que son precísamente conlos que empecé a disfrutar de las desgracias ajenas, sólo con algunas, pues como dijo Aristóteles:
- Contemplar desgracias ajenas (y a ser posible lejanas) sirve pa purificar o purgar (Aristóteles dice catarsis) las propias de ca 1, en mi caso particular me apasionan las rupturas matrimoniales entre profesionales, mucho más cuando enlas trifulcas usan menores arrojadizos conlos que está rigurosamente prohibido comerciar, como tantas otras cosas que están prohibidas, incluso con los adoptaos o directamente compraos; y ya enel colmo casi me corro de gusto cuando las apasionantes rupturas implican a personajes & personajillos de género confuso entre ellos. Razones no me faltan: nunca sufrí ninguno de esos malos divorcios porque nunca pasé por el duro trance del matrimonio, lo que a la vista de lo que hay por ahí me purga, purifica o simplemente alivia (siempre me pongo enlo peor y así alguna cosa me tiene que salir bien a la fuerza), respeto a los menores de mi familia como si fueran los adultos, también de mi familia de los que dependen y a los que pido permiso incluso pa darles 1 vaso de agua cuando me lo piden, y sobre to que tengo tendencias solitarias en los trabajos precarios que de vez en cuando me dan preocupaciones, lo que me convierte en víctima propiciatoria de las diversas manadas de lobos laborales que trepan por sus enredaderas, especialmente las secretas por razones de género, últimamente también matrimoniales a los que detesto muy especialmente, ya digo y es por esos sobre to que disfruto tanto últimamente, pues como se comprende fácil los menores ajenos a mi familia me dan mayormente igual, incluso reconozco que algunas veces siento pena por ellos, aunque procuro que no se me note, y respecto del matrimonio, palabra que significa literalmente hijo de madre, aún antes que los socialistos hubiéramos acabao conel amor hacía años que había perdido cualquier esperanza de mantener relaciones que no fueran de sumisión con personas del otro género, a las que sin embargo respeto y si su único deseo sólido en lo tocante a to lo que antes de los socialistos se conocía como amor es despellejar a personajes adineraos no puedo menos que desearles puente de plata, pues aunque tampoco tengo dinero como pa preocuparme por esas, ya digo, estoy a favor de las rupturas de clases sociales, mucho mejor de la manera más traumática que se pueda imaginar, como las que comento. Si alguien ha releído lo escrito hasta aquí convendrá conmigo que no puede haber grados del gozo enuna exposición tan incorrecta y poco recomendable como la que estoy perpetrando pero rujo de placer cuando las partes femeninas en guerra deciden desnudarse enlas carátulas pornográficas de los kioskos de prensa pa jorobar a sus medias naranjas, no contentas con haberles puesto cornamentas de tantas puntas como las de los ciervos, aunque nunca tanto como pa comprar la publicación ni por esas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>