beneficios de la lectura

baile disfraz pareja

En otro de acto de provocación entre nacionalistas grandes y chicos, Alberto Carlos se vio tan superado que levantó la mano y chasqueó los dedos para que acudiera presto a socorrerle su asistente. Si no hubiera leído Rivera es 1 lagarto de V de Carlos Delgado, ese detalle me habría pasado desapercibido, pero cuando no tenía representación parlamentaria en su asalto a la patria común e indivisible, ya acostumbraba a citar a sus interlocutores como el propio Delgado en hoteles de lujo de Madrid, y cuando le tocaba pagar la consumición, hacía el mismo gesto y venía el lacayo raudo a hacerse cargo de la factura. Intenté quedarme con su cara, pues no me perdí ni 1 sola de las repeticiones del episodio que tanto me llamó la atención, pero este detalle de dejar en manos de sus asistentes pagar las cuentas o acuerdos, parece ser la constante de su trayectoria política. No voy a entrar en detalles literarios, pero como los acontecimientos que intentan explicarnos la circunstancia con la misma distancia que los portavoces del acto ultranacionalista de Colón los resultados electorales (cómo me gustaría volver a las asambleas del 2011 en las que el resultado consistía en que alguno de los presentes tenía hilo de contacto con alguno de estos prepotentes de la prensa), la tesis de Delgado, que es muy parecida a la de Javier Marías, es que los personajes oportunistas que tratan de impresionarnos con estas tretas, se diferencian únicamente en si se han sentido alguna vez acorralados, o más bien en los intentos de acorralarlos, por lo que la oleada de dimisiones en el partido de Rivera, además de inédita, pues los portavoces y medios de comunicación que ahora cargan contra él, realmente se estrenan en algo parecido, es de consecuencias imprevisibles. No será la 1ª ni menos la única organización, agrupación, partido, plataforma, corriente, círculo o lo que sea, en la que su líder hace declaraciones públicas, y sus lacayos pican piedra y llegao el caso echan a patadas a los que perciben como competencia, pero en todos los casos, esos personajes con ganchos de ventaja, dejan mucho que desear cuando no obedecen o los pierden. Además de los #indignados con amigos paeriodistas, o en las cúpulas de sindicatos y partidos llamados de clase, más o menos nos dábamos cuenta de cuando alguien trataba de impresionarnos al común de los mortales que no gastamos mayordomo, cuando en vez de hablar por él mismo, lo hacían en nombre de organizaciones que ni siquiera estaban entre los convocantes, o que se hubieran reunido unos cuantos como para llegar a conclusiones que no eran otras que tratar de impresionar, no tanto a la opinión pública como al resto de asistentes.

Carlos Delgado, Rivera es 1 lagarto de V, Tercera Vía 2014.

asesino invisible 340|365 #esdepobres

a contraseña cambiada



Cuando suena la campana electoral, tanto más si repica, conviene volver a insistir que la mayoría de pingües negocios que a algunos nos parecen corruptos, consiste básicamente en distraer dinero público para otros fines, personales, de organizaciones diversas, muchas de ellas poco recomendables, por lo que la votación es 1 ocasión excelente de cerrarles e incluso quitarles la caja. Como ya viente siendo recurrente, La llave de cristal de Dashiel Hammett, de la que también se hizo película protagonizada por Veronica Lake entre otros, es la mejor pieza cultural ambientada en campaña electoral. Salvando la distancias siderales, en su caso 1 corredor de apuestas 1 poco fullero, la clave de la caja fuerte creo yo que se puede trasladar a la contraseña de móviles, algo realmente difícil de desentrañar solo al alcance de servicios secretos principales, mientras que las palizas, peleas e incuso asesinatos de la novela y la película, algo parecido a la muerte en vida, zombificación como la caída en desgracia con todos los teléfonos pinchaos, agentes dobles en el servicio, encierros y encarcelamientos rigurosos, cualquier otro que se ocurra sin llegar a las manos o las armas, y la consiguiente escandalera. Como ha referentes de actualidad, como por ejemplo Jesús Gómez, todavía diputado autonómico en Madrid, que descerrajó o reventó la cuenta trampa Suiza de Ignacio González, la propia grabación del Eroski de Cristina Cifuentes, o el presidente autonómico actual, me ahorro realmente hacer spoiler de la novela, cuya lectura me parece tan entretenida como farragosa, pues se trata de otro de esos estilos escuetos para tramas intrincadas, que obligan a empezar la lectura desde el principio si no te la acabas del tirón.